Seminario “Dentistas de la Nariz” en Madrid (Marzo 2017)

seminario rmr iii madrid marzo 2017

El fin de semana del 17 al 19 de marzo se celebró en Madrid el Seminario Nivel II RMR que tuvo lugar en el Hospital Homeopático de San José. Fueron unas jornadas muy agradables que compartí con todos los asistentes. Aquí dejo una foto para el recuerdo. Leer más

Cáncer y teléfono móvil: lo que hay que saber (decálogo)

Los campos electromagnéticos de estas joyitas de la tecnología influyen, entre otros cánceres, en el desarrollo de tumores cerebrales en el lado de la cabeza en el que se pone el móvil. Para minimizar estos posibles efectos nocivos ten en cuenta lo siguiente:

1. Cuando lo lleves en el bolsillo, coloca la cara del teclado pegada hacia tu cuerpo y la tapa hacia fuera y no al revés. De esta forma recibes menos radiación.

2. Procura no llevarlo siempre encima y menos si estás embarazada. De noche, mejor apagado o en modo “avión”, que detiene la emisión de ondas electromagnéticas.

3. Usa más el altavoz: a 10 cm de la oreja el campo de acción se reduce 4 veces y es 50 veces menor a un metro de distancia.

th

4. Cambia de oreja con frecuencia y no te lo acerques a la cabeza hasta que tu interlocutor haya contestado.

5. Aléjate de quien esté hablando con el móvil, procura no usarlo si vas en metro o autobús (sitios cerrados) por respeto a los demás.

6. A mayor tiempo de uso, más efectos biológicos. Para llamadas largas usa el fijo y mejor que no sea inalámbrico, ya que emite microondas como el móvil.

7. Es preferible comunicarse a través de mensajes (whatsApp). La emisión y la cercanía al cuerpo es menor que con las llamadas.

8. ¡Cuidado! Si vas en coche o hay poca cobertura, la potencia aumenta de forma automática. La fuerza del campo magnético que absorbe el cuerpo se dispara (SAR).

9. En niños menores de 12 años los efectos son aún más perjudiciales ya que sus órganos están en pleno desarrollo.

10. De noche apaga el wifi de tu casa y, si es posible, el de tus vecinos. Algunos de los nuevos dispositivos tienen hasta 100 metros de alcance y podrían alterar tus sueños.

¡Atención padres! Mantener la salud de los niños es tarea fácil.

PARA EMPEZAR…

A todos nos preocupa de una manera especial la salud de nuestros hijos. Un simple episodio de fiebre nos hace encender las alarmas y buscar ayuda médica.

Existen algunas enfermedades de nuestros hijos que se repiten con frecuencia, pero que podrían ser evitadas si dispusiéramos de la información necesaria.

Lo que pretendo con este texto es hacerles llegar esa información y ofrecerles unos consejos relacionados con esas enfermedades molestas  que se repiten con frecuencia y que nos crean un sufrimiento que podemos evitar.

Lo primero que es conveniente saber es que para que un niño se desarrolle con normalidad tiene que respirar por su nariz. Los niños que respiran por la boca están peor oxigenados. Disponemos de estudios recientes que son claros al respecto: los niños que respiran por la boca enferman más del doble de veces que los que lo hacen por la nariz, toman el doble de veces antibióticos al año y la proporción de alérgicos es el triple en los que duermen con la boca abierta.

Las dos funciones fundamentales que rigen la vida humana son la respiración y la masticación. En la actualidad, ambas funciones están alteradas: un 38% de niños en edad escolar respira por la boca y un porcentaje altísimo de ellos no utiliza la función masticatoria.

¿QUÉ ESTÁ OCURRIENDO CON LA FUNCIÓN MASTICATORIA?

Con la irrupción de alimentos blandos y triturados y el exceso de bebidas carbonatadas y azucaradas, a los que nos somete la industria alimentaria, la masticación se está perdiendo. Ahora los niños (y los adultos también), en lugar de masticar, tragan. La mayoría invierte en comer, al mediodía, una media de 15 minutos.

Niños función Masticatoria y la placa confortLos alimentos que más atascan las vías respiratorias de vuestros hijos son, precisamente, los que más abundan, o sea, los blandos y licuados. Todos los días consumen en grandes cantidades tanto los azúcares refinados como las harinas refinadas (yo les llamo venenos blancos). Se absorben en el intestino y pasan a la sangre con rapidez saturándola de glucosa. El efecto, a corto y medio plazo, es que los niños están siempre atascados por exceso de producción de moco. Esto les lleva a respirar por la boca. Los pediatras dicen muy gráficamente: “Nunca ha habido tantos mocos como ahora…”

Si nuestros hijos no mastican, esta función tan importante desaparecerá y la producción de saliva, tan necesaria para los procesos digestivos y para lubricar las vías aéreas, se verá seriamente afectada.

Los niños que mastican muy despacio alimentos apropiados, insalivan muy bien esos alimentos antes de tragarlos y no padecen de vómitos ni roncan. Cuando mastican alimentos duros y correosos (buenos “bocatas” de jamón) desde pequeños, tienen mejor desarrollados sus maxilares y probablemente no necesitarán tratamiento de ortodoncia.

Todo lo contrario sucede en los niños y niñas que consumen preferentemente alimentos blandos y licuados que no requieren masticación. Las posibilidades de padecer procesos respiratorios aumentan.

CONSEJOS FUNDAMENTALES

Debemos estar alerta porque la industria nos lo presenta todo muy bien empaquetado, refinado, blando y con bonitos colores para atraparnos a través de los sentidos del gusto y de la vista. Y ocurre lo más grave: nuestros hijos no mastican.

Para recuperar esta función, es necesario:

  • Reducir el consumo de los alimentos blandos y triturados.
  • Tomar la fruta entera y nunca licuada. Es preferible que tomen las naranjas enteras y no el zumo.
  • Practicar el mordisco. Una manzana diaria, a bocados, bien lavada y con la piel, es más saludable que pelada y hecha trocitos. Es un buen ejercicio para el desarrollo de los maxilares y, además, abre las vías aéreas.
  • Tomar los bocadillos con pan que sea rústico, nunca con pan de molde o baguette.
  • Masticar cada bocado 12 veces por cada lado antes de tragarlo. Con el cambio de lado aseguramos la producción de saliva y el niño desarrollará por igual los dos lados de su boca.

OTRAS RECOMENDACIONES IMPORTANTES

Ser metódicos con los horarios de las comidas y no permitir que los niños piquen entre ellas. Lo que más les gusta son los dulces, los chocolates, la bollería, las salchichas, las hamburguesas y las pizzas acompañadas de algún refresco con gas (para no masticar).

Para la hora del recreo, en el colegio, es preferible que tomen un bocadillo clásico y no un zumo o bollería blanda. El fin de semana se puede hacer alguna excepción.

No debemos olvidar las tostadas de pan con aceite para el desayuno; las legumbres y demás comidas de cuchara, y buenos filetes para el mediodía.

Ana articulo

Es importante acostumbrarlos, desde pequeños, a que tomen bastantes verduras y hortalizas. Las pizzas y derivados, solo de vez en cuando. Si a los niños, desde pequeños, los habituamos a tomar una o dos zanahorias crudas al día, a bocados, se les acostumbrará el paladar a ese sabor y las comerá el resto de su vida. Un niño necesita 2 mg diarios de vitamina A para su correcto desarrollo. Además, esta vitamina es muy buena para la vista. En 100 gramos de zanahorias hay más de 5 mg de vitamina A.

Si, como sucede habitualmente, los acostumbramos a lo dulce y blando, como el yogur azucarado, chocolates, chucherías y bollería en general, luego no habrá forma de hacerles comer alimentos sanos, y mucho menos si precisan del esfuerzo de masticar.

¡PELIGRO!

Debemos procurar que no pasen mucho tiempo delante de la pantalla del ordenador, móvil, tv, etc.

Más de una hora al día es excesivo. Es preferible que salgan a jugar o practicar algún deporte con los amigos. La amenaza de la obesidad infantil siempre está presente.

UN REMEDIO EFICAZ: LA PLACA CONFORT

La investigación nos ha permitido la construcción de un instrumento que regula las funciones masticatoria y respiratoria: la Placa Confort.

La Placa Confort ha demostrado su eficacia en las numerosas pruebas que hemos realizado con ella en niños y adultos.

Este sencillo aparato funcional está indicada para quienes:

  • Respiran por la boca, tanto de día como durante el sueño.
  • Roncan.
  • Enferman con frecuencia de la boca, de la garganta, de los oídos y del aparato respiratorio en general.
  • Son alérgicos a cualquier cosa.
  • Tienen problemas de desarrollo (falta de oxígeno), problemas de columna vertebral.
  • Tienen malos hábitos, como chuparse el dedo, morderse las uñas, succionarse los labios.
  • Aprietan o rechinan los dientes.
  • Tienen boca seca (beben agua por la noche).

Recomendamos también el uso de la Placa Confort a los niños sanos para prevenir todos estos problemas que acabamos de enumerar.

Dr. Emilio López Jiménez


[box type=”info” style=”rounded” border=”full”]Si te pareció interesante, compártelo con tus familiares y amigos.También puedes descárgatelo haciendo click aquí[/box]